Sobre la acreditación de calidad de las bibliotecas

El pasado 29 de junio, aprovechando que Joan Roca se encontraba en Barcelona, tuvimos un breve encuentro con algunos miembros de El profesional de la información.

Fue una reunión informal en la Brasserie Flo y tratamos temas de calidad e innovación en los servicios de información. Joan Roca venía de participar en las I Jornadas Universitarias de Calidad y Bibliotecas organizadas por Rebiun (Red de Bibliotecas Universitarias Españolas) y celebradas en Huesca los días 16-19 de junio de 2008.

Joan Roca y Antonia Ferrer

Joan Roca, dean de la Biblioteca de la Minnesota State University (MNSU), Mankato, EUA; y Antonia Ferrer, profesora de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV)

Joan comentó que aún se observa una gran distancia entre los servicios ofertados por las bibliotecas universitarias de nuestro país y los que se ofrecen en Norteamérica. Sin embargo, a pesar de las diferencias, existe una coincidencia en la preocupación para la certificación de la calidad en los centros.

Quizá uno de los retos mayores a los que se deben enfrentar las instituciones no es tanto la certificación, la cual no pasa de cumplir unos requisitos estipulados, como el pensar en trabajar con calidad y ofrecer los mejores servicios independientemente de que se cumplan los requisitos formales para conseguir la acreditación, los cuales en algunos casos son un mero formulismo, más que un intento de conseguir un servicio excelente. Estas cuestiones son algunas de las perversiones que sufren los sistemas de acreditación.

Tomàs Baiget llamó a esto la «paradoja de la calidad»: en muchos casos la certificación de calidad obliga a seguir uns procedimientos muy estrictos, uniformes y fijos, y a veces ello puede ser un impedimento para ofrecer servicios mejor adaptados a determinados usuarios.

Sin duda, para conseguir un servicio excelente es vital la integración y participación del equipo de trabajo. Las personas no involucradas suelen ser una rémora para el avance del servicio, y en algunos casos fuente de conflicto. Cómo conseguir la integración de estos elementos suele ser difícil. Quizá haya que conseguir el cambio continuo y constante.

Elementos comunes que se observan entre los servicios norteamericanos y españoles es la necesidad de reforzar el papel de la biblioteca en la planificación estratégica de sus instituciones, y la cooperación entre bibliotecarios y docentes para la mejora del aprendizaje.

Antonia Ferrer, UPV
Departamento de Comunicación Audiovisual, Documentación e Historia del Arte.
Camino de Vera, s/n
46022 Valencia
anfersa@upv.es

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *