Profesional de la información os desea todo lo mejor

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cfp – Digital audio communication


Fuente: https://unsplash.com/photos/X-etICbUKec

Journal: Profesional de la información (Scopus Q1, WoS Q3)
Theme: Digital audio communication
Issue: v. 31, n. 5
Publication date: September-October 2022
Manuscript submission deadline: March 10th, 2022

Guest editors:

Luis-Miguel Pedrero-Esteban
Full professor and Research head of the Nebrija-Innomedia Group at the Faculty of Communication and Arts, Nebrija University, Madrid, Spain

Teresa Piñeiro-Otero
Associate professor of the Area of Audiovisual Communication and Advertising at the Universidade da Coruña, Spain

About the theme
In the first months of 2021, the live social audio app Clubhouse became a fulgurating global phenomenon. Their success revived the orality relevance in the age of convergence (Jenkins, 2006), and promoted significant changes in other social platforms.
Despite losing its original popularity, it has made a great impact on an increasingly sonorous communicative ecosystem. The popularization of podcasts and audiobooks; the multiplication of sound streaming platforms; the interconnection between audio devices; and the consolidation of voice as a digital connection interface in smart assistants and speakers, have positioned the sound as one of the main trends in communication.
The diversification of formats and devices, and the confluence between media and screens, have created new sound species that provide more interactive and immersive experiences. This evolution from sound to sound-media requires a reconceptualization of profiles, practices, and professional work routines in this communicative ecosystem. At the meantime, the diversification of devices, platforms and formats has generated new relations between socialization and individualization of listening, between large audiences and hyper-segmentation.
Podcasts such as ‘Serial’ (This American Life, 2014-2018) in the United States or ‘El gran apagón’ (Podium Podcast, 2016-2018) in Spain reveal that exits a captive audience for sound stories, but also a social audience with an interest in interacting around those contents. Meanwhile, smartphones, tablets and wearables have promoted the emergence of personal soundscapes that are redefining our experience of space.
The interaction between socialization and individualization of listening has grown in strength during Covid-19 pandemic; mobility restrictions have been a boost for online audio: while radio has reaffirmed its role as an information and entertainment medium, other contents such as podcasts and audiobooks have experienced a great expansion even as a cultural product. The health crisis has also underlined the urgency of defining new business models for audio media.

Topics
This monograph invites the submission of research papers of analytical, theoretical, methodological or review nature, preferably of international scope, around the following axes and lines of research:
–  Evolution of radio. Adaptation of listening habits, devices, channels, and distribution systems. Interactions between online and offline broadcasting. New formats and contents. Integration of artificial intelligence and other technologies in the radio production and broadcasting process.
–  Podcasting. Products, genres, and formats. Creative and expressive innovations. Podcast platforms: effects on production, distribution, prescription, and personalization. The podcast as DiY media. Podcast and slow journalism.
–  Sound platforms and music streaming. Editorial and commercial models. Curation using algorithms. Impact on the generation and modification of tastes and trends.
–  Business models. Sound contents as part of online broadcasting and monetization strategies. Influencers in/of sound communication.
–  Online radio and audio consumption trends. Audiences and participation.
–  The production context. Transformations in professional routines. New professional profiles. Access and self-mediation of social groups. 
–  Innovative contents. Experiences in the convergence of contents, formats, and genres. Segmentation and hyper-specialization. Fiction. Documentary. Daily. Online audio as origin and expansion of transmedia universes. 
–  Immersive sound experiences. Alternate reality games with sound base. Audio games. Mobile urban drama.
–  Audiobooks. Synthetic voices and content accessibility.Audio branding. Branded podcasts. Audio branded content. Corporate radios.

Manuscript submission
If you wish to submit an article, please read carefully the journal’s acceptance criteria and rules for authors:
http://www.profesionaldelainformacion.com/authors.html

And then send us your article through the OJS journal manager on:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/submissions

-> IMPORTANT FOR AUTHORS
If you are not yet registered as an author, do so here:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluation
All articles published in EPI are double blind peer reviewed by 2 or more members of the international Scientific Committee of the journal, and other reviewers, always external to the Editorial Board. The journal undertakes to reply with the review results.

——————————- Español ———————–

Revista: Profesional de la información (Scopus Q1, WoS Q3)
Tema: Comunicación sonora digital
Número: v. 31, n. 5
Fecha de publicación: septiembre-octubre de 2022
Fecha límite de envío de manuscritos: 10 de marzo de 2022

Editores invitados:

Luis-Miguel Pedrero-Esteban
Catedrático e IP del grupo Nebrija-Innomedia en la Facultad de Comunicación y ArtesUniversidad Nebrija, Madrid, España.

Teresa Piñeiro-Otero, Profesora titular del Área de Comunicación Audiovisual y PublicidadUniversidade da Coruña, España.

Sobre este monográfico
En los primeros meses de 2021 la aplicación de audio social en vivo Clubhouse se convirtió en un fenómeno a escala global. Su repentino y fulgurante éxito recuperó la relevancia de la oralidad en plena era de la convergencia (Jenkins, 2006), y propició significativos cambios en diversas plataformas sociales. Aunque semanas vería rebajado su poder de convocatoria en el continuamente renovado universo de aplicaciones online, ha dejado una gran impronta –y no pocas réplicas– en un ecosistema comunicativo cada vez más sonoro.
La popularización de los podcasts y audiolibros, la multiplicación de plataformas de streaming sonoro, la interconexión entre dispositivos de audio y la consolidación de la voz como interfaz de conexión digital en asistentes y altavoces inteligentes han situado al sonido entre las principales tendencias de la comunicación. La diversificación de formatos y dispositivos y la confluencia entre medios y pantallas han alumbrado nuevas especies sonoras que brindan experiencias más interactivas e inmersivas.  Esta evolución del medio sonoro a los medios sonoros precisa de una reconceptualización de los perfiles, rutinas y prácticas profesionales en este ecosistema comunicativo.
Paralelamente, la diversificación de terminales, plataformas y formatos ha generado nuevas correlaciones entre la socialización y la individualización de la escucha, entre las grandes audiencias y la híper-segmentación. Podcasts como Serial (This American Life, 2014-2018)en Estados Unidos o El gran apagón (Podium Podcast, 2016-2018) en España no sólo revelan que existe un público cautivo de los relatos sonoros, sino también una audiencia social con interés por interactuar en torno a esos contenidos. Al tiempo, smartphones, tablets y wearableshan favorecido la emergencia de sonoesferas personales que redefinen nuestra experiencia del espacio.
La interacción entre socialización e individualización de la escucha ha cobrado fuerza con la irrupción de la pandemia por la Covid-19; las restricciones de movilidad han supuesto un revulsivo para el audio online: si bien la radio ha refrendado su papel como medio informativo y de entretenimiento, otros contenidos como podcasts y audiolibros han experimentado una gran expansión incluso como objeto de produso. La crisis sanitaria ha subrayado, además, la urgencia en la definición de nuevos modelos de negocio para los medios sonoros.

Temas
El presente monográfico invita a la remisión de trabajos de investigación de carácter analítico, teórico, metodológico o de revisión, preferentemente de alcance internacional, en torno a los siguientes ejes y líneas de investigación:
–  Evolución de la radio. Adaptación de hábitos de escucha, dispositivos, canales y sistemas de distribución. Interacciones entre emisión online y tradicional. Nuevos formatos y contenidos. Integración de la inteligencia artificial y otras tecnologías en el proceso de producción y difusión radiofónica.
–  Podcasting. Productos, géneros y formatos. Innovaciones creativas y expresivas. La plataformización del podcast: efectos en producción, distribución, prescripción y personalización. El podcast como DiY media. Podcasts y slow journalism.
–  Plataformas desonido y streaming musical. Modelos editoriales y comerciales. Curación a través de algoritmos. Impacto en la generación y modificación de gustos y tendencias.
–  Modelos de negocio. Los contenidos sonoros como parte de estrategias de difusión y monetización online. Influencers en/de la comunicación sonora.
–  Tendencias de consumo de radio y audio online. Audiencias y participación.
–  El contexto de la producción. Transformaciones en las rutinas profesionales. Nuevos perfiles profesionales. Acceso y automediación de colectivos sociales. 
–  Contenidos innovadores. Experiencias en la convergencia de contenidos, formatos y géneros. Segmentación e hiperespecialización. Ficción. Documental. Daily. El audio online como origen y expansión de universos transmedia.  
–  Experiencias sonoras inmersivas. Alternate reality games de base sonora. Audiojuegos. Mobile urban drama.
–  Audiolibros. Voces sintéticas y accesibilidad de contenidos.
–  Audio branding. Podcasts de marca. Branded content sonoro. Radios corporativas. 

Presentación de manuscritos
Si desea enviar un artículo, lea atentamente los criterios de aceptación de la revista y las reglas para los autores:
http://www.profesionaldelainformacion.com/autores.html

Y luego envíenos su artículo a través del programa OJS de gestión de la revista en:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/submissions

-> IMPORTANTE PARA AUTORES
Si aún no está registrado como autor, hágalo aquí:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluación
Todos los artículos publicados en EPI son revisados por pares en doble ciego por 2 o más miembros del Comité Científico Internacional de la revista, y otros revisores, siempre externos al Comité Editorial. La revista se compromete a responder con los resultados de la revisión.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cfp – Educommunication

Journal: Profesional de la información (Scopus Q1, WoS Q3)
Theme: Educommunication: Social networks and cybercultures
Issue: v. 31, n. 6
Publication date: November-December 2022
Manuscript submission deadline: May 10th, 2022

Guest editor:

Dr. Ignacio Aguaded
Full Professor at the University of Huelva, Spain
Editor-in-Chief of the scientific journal “Comunicar”
aguaded@uhu.es

About the theme
The impact of progress and the digitalization of human communication is unquestionable, especially in terms of communications sent and received through social networks. This applies to all age groups, from childhood to adulthood, and in most areas of human interaction, whether professional or leisure.
Information and narratives follow one after the other, overlapping, mixing, expanding and disseminating, forming a complex framework of expression and reception that is increasingly powerful and decisive for citizens. Networks and platforms are evidence of the spectacular increase in the possibilities of accessing, managing and transforming information.
This multiform connection space for communication, news consumption, learning, leisure, interpersonal relationships and collective intelligence is defined in a culture of media convergence and participation, a cyberculture that is influencing social behaviors and perceptions. Millions of users consume and generate online content (Guerrero; Scolari, 2016) on digital and social platforms that facilitate the creation and exchange in a new media ecosystem, consolidated in the current media ecology (Jenkins; Ford; Green, 2015).
Technologies enable a variety of options for the manipulation and dissemination of content by consumers, especially through «do-it-yourself» (Grainge; Johnson, 2015; Lobato, 2016), promoting a free flow of multimedia narratives through multiple channels, in which the receiver/viewer becomes an active participant. The convergence of new and traditional media is a distinctive feature of this time. In it, different types of news sources constantly emerge causing confusion and misinformation among a large part of consumers, for whom algorithms decide their media diet.
It is, therefore, necessary to address a specific literacy as the only guarantor of citizens’ empowerment and the democratization of consumption and production processes. The term prosumer has become, beyond its origin in marketing, a concept linked to production, creation and reception. Especially among the younger generations, using digital platforms and social networks such as YouTube, Instagram and TikTok, new narratives are being created in which production and consumption are hybridized. This profile of active users, produsers, acquires increasingly significant proportions. And it implies a challenge because of its impact on society and the resulting changes in education, labor structures, leisure, economy, politics, and across the board in the relationships and interactions between citizens.
The post-pandemic scenario has revealed the need for a perspective of convergence of the fields of audiovisual communication, cultural digitalization and education, among others. Thus, the educommunicative approach and media literacy (Ferrés; Aguaded; García-Matilla, 2012) make sense for the development of media competence in citizens. That is, skills for both production and understanding of the codes, languages, channels and strategies that allow communicative interactions (Pérez-Rodríguez; Delgado-Ponce, 2012).
This monograph makes a call for reflection, from research, about the different ways of telling and transmitting messages, taking advantage of the functionalities of the platforms through which these contents circulate, together with an emphasis on the emotional over the rational, an aspect that requires a different analysis of the messages, from the emotions they arouse (Aguaded; Jaramillo-Dent; Delgado-Ponce, 2021).
The educommunicative perspective in teacher training, in the face of the challenges posed by the media and technologies today, is another of the keys to this proposal, because of what it implies in terms of ethics, values and cybercitizenship. Finally, to investigate how the possibilities of monetization and the ease of creating, modifying and disseminating content enable the spread of fake news, disinformation and disinfodemic (Posetti; Bontcheva, 2020).

More specifically and as a guideline, we propose the following lines:
-Prosumers (instagrammers, youtubers and tiktokers).
-Social networking sites and education.
-Cybercitizenship, ethics and values.
-Media literacy and teacher training.
-Audiences and critical cyberconsumption.
-Democratization and alternative communication.
-New trends: fake news, datafication…

Manuscript submission
If you wish to submit an article, please read carefully the journal’s acceptance criteria and rules for authors:
http://www.profesionaldelainformacion.com/authors.html

And then send us your article through the OJS journal manager on:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/submissions

-> IMPORTANT FOR AUTHORS
If you are not yet registered as an author, do so here:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluation
All articles published in EPI are double blind peer reviewed by 2 or more members of the international Scientific Committee of the journal, and other reviewers, always external to the Editorial Board. The journal undertakes to reply with the review results.

————————— Español ———————–

Revista: Profesional de la información (Scopus Q1, WoS Q3)
Tema: Educomunicación: redes sociales y ciberculturas
Número: v. 31, n. 6
Fecha de publicación: noviembre-diciembre de 2022
Fecha límite de envío de manuscritos: 10 de mayo de 2022

Editor invitado:

Dr. Ignacio Aguaded
Catedrático de la Universidad de Huelva, España
Editor Jefe de la revista científica “Comunicar”
aguaded@uhu.es

Sobre el tema
El efecto del progreso y la digitalización sobre la comunicación humana es un hecho incuestionable, especialmente en lo que se refiere a las comunicaciones que se emiten y reciben a través de las redes sociales. En todos los grupos etarios, desde la infancia a la edad adulta, y en la mayoría de los espacios de interacción humana, sean profesionales o de ocio.
Las informaciones y relatos se suceden, superponen, mezclan, amplían y difunden conformando un marco de expresión y recepción complejo, cada vez más potente y decisivo para la ciudadanía. Las redes y plataformas evidencian el espectacular aumento de las posibilidades de acceder a la información, gestionarla y transformarla en comunicación.
Este espacio de conexión multiforme para la comunicación, el consumo de noticias, aprendizaje, ocio, relaciones interpersonales e inteligencia colectiva se define en una cultura de la convergencia mediática y participación, una cibercultura que de forma transversal está incidiendo en los comportamientos y percepciones sociales. Millones de usuarios consumen y generan contenidos en Red (Guerrero; Scolari, 2016) en plataformas digitales y sociales que facilitan la creación e intercambio en un nuevo ecosistema mediático, consolidado en la ecología mediática del momento (Jenkins; Ford; Green, 2015). Las tecnologías hacen posible la manipulación y difusión de contenidos por parte de los consumidores de los medios de comunicación de muy diversas maneras, especialmente mediante el “hágalo usted mismo” (Grainge; Johnson, 2015; Lobato, 2016), promoviéndose un flujo libre de narrativas multimedia a través de múltiples canales, en los que el receptor/espectador se convierte en un participante activo. La convergencia entre los nuevos medios de comunicación y los tradicionales es una característica distintiva de este tiempo. En él diferentes tipos de fuentes de noticias emergen constantemente causando confusión y desinformación en una gran parte de los consumidores, para quienes los algoritmos deciden su dieta mediática.
Es, por todo esto, muy necesario, abordar una alfabetización específica como único garante del empoderamiento de los ciudadanos y la democratización de los procesos de consumo y producción. El término prosumer se ha transformado, más allá de su origen en el marketing, en un concepto vinculado a la producción, creación y recepción. Especialmente, las generaciones más jóvenes están creando, al amparo de plataformas digitales y redes sociales como YouTube, Instagram, Tik Tok nuevos relatos en los que se hibridan la producción y el consumo. Este perfil de usuarios activos, produsers, adquiere proporciones cada vez más significativas. E implica todo un reto por su impacto en la sociedad y los cambios que de ello se derivan, en la educación, la estructura ocupacional, el ocio, la economía, la política, y de forma transversal en las relaciones e interacciones de la ciudadanía.
El escenario post pandémico ha desvelado la exigencia de una perspectiva de convergencia de los ámbitos de la comunicación audiovisual, la digitalización de la cultura, y lo educativo, entre otros. Así adquiere sentido el enfoque educomunicativo, y la “alfabetización mediática” (Ferrés-Prats; Aguaded; García-Matilla, 2012) para el desarrollo de la competencia mediática en la ciudadanía. Esto es, destrezas tanto para la producción como para la comprensión de los códigos lenguajes canales y estrategias que permiten las interacciones comunicativas (Pérez-Rodríguez; Delgado-Ponce, 2012).
Este monográfico hace una llamada a la reflexión, desde la investigación, acerca de los modos diferentes de contar y transmitir los mensajes, aprovechando las funcionalidades de las plataformas por las que transitan estos contenidos, junto con un énfasis en lo emocional sobre lo racional, aspecto que requiere un análisis distinto de los mensajes, desde las emociones que suscitan (Aguaded; Jaramillo-Dent; Delgado-Ponce, 2021). La perspectiva educomunicativa en la formación del profesorado, ante los desafíos que suponen los medios y las tecnologías en la actualidad, es otra de las claves de esta propuesta, por lo que implica en lo referente a la ética, valores y ciberciudadanía. Finalmente, indagar en cómo las posibilidades de monetización y la facilidad de crear, modificar y difundir contenidos posibilitan la propagación de las fake news, la desinformación, la desinfodemia (Posetti; Bontcheva, 2020).

De manera más específica y orientativa planteamos las siguientes líneas:
-Prosumers (instagrammers, youtubers y tiktokers).
-Redes sociales y escuela.
-Ciberciudadanía, ética y valores.
-Alfabetización mediática y formación de profesores.
-Audiencias y ciberconsumo crítico.
-Democratización y comunicación alternativa.
-Nuevas tendencias: fake news, datificación…

Presentación de manuscritos
Si desea enviar un artículo, lea atentamente los criterios de aceptación de la revista y las reglas para los autores:
http://www.profesionaldelainformacion.com/autores.html

Y luego envíenos su artículo a través del programa OJS de gestión de la revista en:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/submissions

-> IMPORTANTE PARA AUTORES
Si aún no está registrado como autor, hágalo aquí:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluación
Todos los artículos publicados en EPI son revisados por pares en doble ciego por 2 o más miembros del Comité Científico Internacional de la revista, y otros revisores, siempre externos al Comité Editorial. La revista se compromete a responder con los resultados de la revisión.

References
Aguaded, IgnacioJaramillo-Dent, DanielaDelgado-Ponce, Águeda (coords.) (2021). Currículum Alfamed de formación de profesores en educación mediática. Octaedro. ISBN: 978 84 18348 94 5

Ferrés-Prats, JoanAguaded, IgnacioGarcía-Matilla, Agustín (2012). «La competencia mediática de la ciudadanía española: Dificultades y retos».Icono14, v. 10, n. 3, pp. 23-42.
https://doi.org/10.7195/ri14.v10i3.201

Grainge, PaulJohnson, Catherine (2015). Promotional screen industries. London: Routledge. ISBN: 978 1 315718682

Guerrero-Pico, MarScolari, Carlos A. (2016). «Narrativas transmedia y contenidos generados por los usuarios: el caso de los crossovers». Cuadernos.info, n. 38, pp. 183-200.
https://doi.org/10.7764/cdi.38.760

Jenkins, HenryFord, SamGreen, Joshua (2015). Cultura transmedia: La creación de contenido y valor en una cultura en red. Gedisa. ISBN: 978 84 97848442

Lobato, Ramón (2016). «The cultural logic of digital intermediaries: YouTube multichannel networks». Convergence: The international journal of research into new media technologies, v. 22, n. 4, pp. 348-360.
https://doi.org/10.1177/1354856516641628

Pérez-Rodríguez, AmorDelgado-Ponce, Águeda (2012). «De la competencia digital y audiovisual a la competencia mediática: dimensiones e indicadores». Comunicar, n. 39, pp. 25-34.
https://doi.org/10.3916/C39-2012-02-02

Posetti, JulieBontcheva, Kalina (2020). Desinfodemia. Descifrando la información sobre el Covid-19. Policy brief 2. Unesco.
https://en.unesco.org/sites/default/files/disinfodemic_dissecting_responses_covid19_disinformation_es.pdf 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Respuestas y comentarios a la carta de Lluís M. Anglada «Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión»

Anglada, Lluís M. (2021). “Carta: Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión”. Profesional de la información, v. 30, n. 6, e300604.
https://doi.org/10.3145/epi.2021.nov.04

1. Document
Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya
Addenda a “Carta: Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión”
4 de noviembre de 2021

F. Xavier González Cuadra presidente del Col·legi de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya (Cobdc):
https://www.cobdc.net/document/noticies/addenda-carta-reflexiones-sobre-posibles-razones-de-una-minorizacion-profesional-excesiva-y-propuestas-para-su-reversion

2. Biblioteconomía de guerrilla
La de bibliotecario es una profesión minorizada, y nuestro silencio es cómplice en ello
5 de noviembre de 2021

Evelio Martínez-Cañadas
https://biblioteconomiadeguerrilla.wordpress.com/2021/11/05/la-de-bibliotecario-es-una-profesion-minorizada-y-nuestro-silencio-es-complice-en-ello

3. Buceando entre documentación jurídica
La necesidad de dar un impulso al profesional de la información
7 de noviembre de 2021

Fernando Gascó
https://buceandoentredocumentacionjuridica.com/2021/11/07/la-necesidad-de-dar-un-impulso-al-profesional-de-la-informacion

4. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional
Nota enviada por la lista IweTel
15 de noviembre de 2021

Xavier Agenjo-BullónFundación Ignacio Larramendi
https://listserv.rediris.es/cgi-bin/wa?A2=IWETEL;fab098d.2111c&S=

Como todos sabemos Lluís Anglada tiene una línea personal ejemplar desde hace ya nada menos que cuarenta años, sobre todo en el campo de la automatización de bibliotecas (es uno de los pioneros del formato MARC) y, lo que es más difícil, su organización, que en términos técnicos se define como biblioteconomía, palabra poco utilizada en estos tiempos y que creo es una de las raíces del mal que él analiza.
Así mismo, está apostando por una de las líneas más importantes que tiene que desarrollar nuestra profesión, la ciencia abierta.
Lluís, además de llevar a cabo una serie de tareas técnicas, desde el formato MARC hasta la ciencia abierta, nos sacude la modorra periódicamente con reflexiones estratégicas. Dado que son muy pocos los profesionales que lo hagan y nadie con más visión y conocimiento que él es bueno fijarse detenidamente en lo que dice. Muchas veces Lluís me recuerda a Lorcan Dempsey.

Lo que dice Lluís se resume muy bien con la expresión ‘minorización profesional’, pero lejos de limitarse a entonar una jeremiada establece una serie de propuestas para su reversión. En resumidas cuentas estas son: formarnos, politizarse y agruparnos. No se puede estar más de acuerdo con estas palabras.

Ahora bien, voy a utilizar un símil o una analogía que no sé si se va a entender bien, quizá no es una analogía válida o a lo mejor no está bien formulada. Yo diría que una biblioteca, un archivo, un centro de documentación o un museo, insisto en que es una metáfora, sirve para que unos profesionales médicos y enfermeras curen a los pacientes. Los de mantenimiento son los informáticos y nunca deben tener más que esa función, mantener los sistemas, no tomar decisiones. 
Y por otro lado tenemos a los equipos gerenciales que mucho me temo que son tan incapaces en el entorno hospitalario como en nuestras instituciones. Por supuesto, he dicho enfermeras no solamente porque como dice Lluís los bibliotecarios, archiveros, museólogos constituyen una profesión muy feminizada, pasando de la anécdota a la categoría como habría dicho D’Ors, que no en vano estableció la primera escuela de bibliotecarias e impulsó la Biblioteca de Cataluña.

Yo creo que uno de los mayores problemas que tenemos con la formación actual es que las escuelas de bibliotecarias, los grados de documentalistas y los másteres infonomistas (nótese la gradación) quieren enseñar a ser médicos y no enfermeras. Yo conozco más de un caso que después de tres o cuatro años de grado, o uno o dos años de máster, el presunto infonomista no sabe en detalle el formato MARC. 
Es decir, no sabe poner una inyección, cuando en cinco años hay que saberse el formato MARC hasta el último dólar, así como BIBFRAME, METS, PREMIS, ALTO, MIX, MODS, etc. de forma práctica. Ahora bien, tengo la impresión, incluso la certeza, de que estas actividades prácticas no están bien consideradas por el profesorado de las instituciones docentes.

Por lo tanto, no se puede dar el paso de utilizar las herramientas de Linked Open Data para interactuar con la red. Yo creo que esta es la asignatura pendiente, hacer que las bibliotecas, los archivos, los centros de documentación y los museos interactúen con el mundo real a través de la tecnología. 
Poco a poco se está consiguiendo, pero no demasiado, que el registro de autoridad se vincule con vocabularios de valores, incluída Wikidata u otros, para desembocar en Google Knowledge Graph, por ejemplo. Y con ello formar parte de todos los posibles recursos de información digital que se crean y actualizan constantemente en la Web. Es decir, pasar de un, digamos, registro MARC a un objeto digital estructurado conforme a una ontología bien definida, como por ejemplo Europeana Data Model, o yendo un poco más allá con la ISO 21127. Los bibliotecarios, los archiveros, los museólogos, no tienen que estar esperando a que sean los usuarios, humanos o no, los que consulten la información, sino al revés, interactuar con ellos a través de la tecnología Linked Open Data. 
Esta aspiración se ha llegado a concretar en las siglas LOD-LAM o LOD-GLAM [Linked Open Data in Libraries, Archives, and Museums o Linked Open Data in Galleries, Libraries, Archives and Museums].

Y esto nos lleva a otro punto, a la terminología. No tiene ningún sentido pretender cambiar palabras que son de uso común como biblioteca, bibliotecarios, archivos, archiveros, etc. Hace muy bien Lluís en sacar a colación el caso de la Library Association que cambió su nombre a las incomprensibles siglas CILIP [Chartered Institute of Library and Information Professionals], lo cual confirma la imparable decadencia inglesa. Cualquiera que sea aficionado a esa literatura, que lea su prensa (malísima), o que vea series o películas, apreciará que de cuando en cuando aparecen bibliotecarios como personajes y al igual que en España, quizá un poquito menos, les llaman ‘librarians’. Ningún personaje entendería lo de CILIP, como ningún estudiantes de una universidad dice que va a un CRAI a estudiar o consultar unos textos, lo que hace es acceder a la información de forma digital, esté en la biblioteca, en el CRAI o en cualquier otro medio de información.

En ese mundo de Internet, que en realidad tendría que llamarse la Web, tienen que estar los objetos digitales creados por las bibliotecas en pie de igualdad y si es posible en mejores condiciones que los generados por cualquier productor de información. Desde luego, los registros bibliográficos de las bibliotecas públicas o universitarias, y no hablemos de los archivísticos o museológicos, se mantienen en unos estándares de información parados en el tiempo hace 25 o 30 años. No solamente es cosa de la falta de calidad de los softwares, sino también de la deficiente formación de los profesionales, que aunque trabajen en un CRAI crean unos registros bibliográficos con cinco o seis campos y ningún vínculo al exterior. La ciencia será abierta o eso se quiere conseguir, pero los registros no pueden ser más cerrados.

Cuando yo considero la calidad de las catalogaciones de las publicaciones académicas, digamos nativas, con la información de los objetos digitales de los grandes editores científicos me llevo las manos a la cabeza. Qué registros tan pobres en el primer caso y qué riqueza de vínculos, de enlaces entre aplicaciones en los últimos.

La calidad de nuestro trabajo tendría que ser nuestra primera reivindicación, y cuando digo nuestra me refiero a las incontables asociaciones que atomizan nuestra profesión, lo que proporciona una fuerza muy débil. De cuando en cuando salta a nuestros medios de información (me viene ahora a la memoria lo de Murcia) vemos claramente que no hay ninguna asociación que denuncie una injusticia e intente hacer presión ante las autoridades políticas y sobre todo en los medios de comunicación. No sé si alguien se ha tomado la molestia de calcular cuál es el número de bibliotecarios que están asociados a cualquier organización. Yo recientemente dividí el número de bibliotecarios por el número de asociaciones y tuve que ir a tomarme una copa de coñac.

Una asociación nacional con fuerza podía plantear a los poderes públicos un espacio para sus reivindicaciones, lo que se traduce en dos cosas, presencia en los presupuestos y presencia a la hora de la elaboración de leyes. Creo, y si estoy equivocado pido disculpas, que REBIUN ha dejado de estar dentro de la CRUE. Si esto es así y no ha habido un clamor profesional es que no tenemos remedio. 
Supongo que sabréis que se está elaborando una nueva ley de patrimonio para sustituir a la de 1985, que en mi opinión ha sido sumamente provechosa tanto para nosotros los profesionales como para la sociedad a la que servimos. Pues bien, nuestra primera tarea sería sin duda personarnos de forma orgánica en los ministerios o en las comisiones del Congreso que la están elaborando para exigir que la visión que tenemos de nuestra profesión se contemple en ese proceso, para que no nos pase igual que con los planes como el de España Digital 2025 que se han ido publicando en los últimos meses.

Ahora bien, ¿tenemos claro lo que queremos?

5. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión
Nota enviada por la lista IweTel
16 de noviembre de 2021

Francisca Hernández-Carrascal, Digibís

Estimados colegas:

Hace ya más de tres semanas que Tomàs Baiget resaltaba el texto de Lluís Anglada «Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión». Eso fue el 28 de octubre de 2021.

A estas reflexiones Xavier Agenjo ha aportado sus razones hace un par de días.

Parafraseando a Xavier, dos pesos pesados de la biblioteconomía española nos sacuden la modorra. Aquí va mi desmodorramiento, o lo que sea, ustedes perdonarán.

Para empezar, estoy totalmente de acuerdo con las reflexiones de Lluís Anglada y de Xavier Agenjo, creo que son totalmente compatibles. Y me llama la atención, yo misma me llamo a capítulo, la escasa respuesta que han tenido en esta lista ambas reflexiones.

No voy a pasar por alto el tema de la feminización de la profesión, que ambos han señalado y con razón. Nuestra profesión es una profesión de mujeres, subalterna, auxiliar, auxiliadora, un amago de profesión como si dijéramos, a la altura de nuestras capacidades reales (espero que se note la ironía). Y una parte de la importancia global de la profesión se deriva también del hábito mayoritario de las profesionales de no sobresalir, no asumir responsabilidades, seguramente porque tienen otras cosas que atender. Hay un techo de cristal, pero también un suelo, seguramente son el mismo problema.

El hecho de ser mayoritariamente mujeres no puede hacernos sentir víctimas de una confabulación, o al menos no es algo que tenga que durar décadas. Hasta ahora ha sido así, pero no tiene por qué continuar siendo así. Creo que no debe valernos como justificación de la minorización de la profesión el hecho de que la desarrollen mayoritariamente unas ‘pobres’ mujeres. Podría contar muchas anécdotas de cómo se lleva a cabo en la práctica esta minorización, de muestra un botón, sólo cuando te encuentras en una reunión en la que la mayoría son hombres te das cuenta de que se empiezan a tomar decisiones.

Por muchas mujeres u hombres que haya en la profesión no se entiende que entre todos no seamos capaces de emitir puntos de vista comunes y políticos, aunque sean variados, aunque difieran. Parece más bien una cuestión de que no somos capaces de emitir una visión de en qué consiste nuestra profesión, de qué hacemos, para qué somos útiles.

Según Lluís Anglada la ‘función de cuidar o curar la información se ve cada vez más necesaria’. También dice:

«Visto retrospectivamente, creo que nos hemos descrito pensando demasiado en lo que hacemos en relación con la información o la documentación (la facilitamos, la organizamos, la gestionamos…) y menos de lo que hubiéramos debido en lo que aporta la información facilitada, organizada y gestionada».

Creo que este es el quid de la cuestión, que somos dos profesiones, una la tradicional que facilita, organiza y gestiona, y otra… que tiene que preguntarse de nuevo para qué sirve hacer todas esas cosas, a quién sirve y qué función social realiza en el mundo actual con toda su tecnología, si es que la realiza porque la tecnología lo cambia todo.

Estoy también de acuerdo con Xavier Agenjo en que hay dos entornos en los que realizar esas funciones, el tradicional, que continua manteniendo como medio tecnológico, al parecer insuperable, los OPACs opacos de los años 90 (en archivos y museos, casi peor aún), y la web actual, semántica, vinculada, enlazada, enriquecida… No se puede hacer una planificación estratégica de nuestros servicios a un nivel superior al de nuestras instituciones sin tener en cuenta las normas y protocolos que se han ido asentando en los últimos años en la web actual, especialmente los que se refieren a la web en general, no únicamente a los archivos, bibliotecas y museos. Es decir, Web Semántica, Linked Open Data, SPARQL, Schema.org, IIIF, OAIS, el mundo Wikimedia, reutilización de datos que sean verdaderamente reutilizables, CRIS, FAIR, datos abiertos… ciencia abierta. En resumen, salir a la calle a que nos dé un poco el aire y que nuestros vecinos nos vean.

Me parece que no tenemos mucho que decir sobre nuestra profesión en el momento actual porque lo que sabemos es de la profesión que era antes de cambiar el siglo. En esto tiene mucho que ver el grado de envejecimiento de los funcionarios en general y de los bibliotecarios en particular (aunque ya se ve que Lluís y Xavier están en forma), pero también, sin lugar a dudas, la formación de los nuevos profesionales. Una gran parte hacemos lo que llevamos mucho tiempo haciendo, y los nuevos profesionales no saben qué hacer ni en el viejo entorno ni en el nuevo. Más vale que no nos pregunten qué opinamos. O más bien, yo creo que por eso no nos preguntan.

Merece mención aparte la apolitización de las organizaciones profesionales y yo diría también que de los profesionales. En un mercado laboral tan dividido, los funcionarios con unas buenas condiciones de trabajo (en general) y los ‘de la empresa’ con una situación laboral precaria o sobre el mínimo, es lógico pensar que las organizaciones profesionales hayan huido de convertirse en un sindicato de transmisión de las reivindicaciones laborales. Los grandes sindicatos ya saben que son más fuertes cuanto más trabajo hay y que a más paro o mayor precariedad mayor debilidad reivindicativa. Esto es lo normal, habría que hablar fundamentalmente de la apolitización de los profesionales con trabajo seguro, estable y bien remunerado. Yo diría más bien que todos nos hemos apolitizado informacionalmente, las organizaciones profesionales son solo un reflejo de la apolitización general. ¿Pero, es apolitización o desubicación? ¿Qué políticas vamos a proponer si no sabemos a lo que nos dedicamos, si no sabemos para lo que servimos? Seguramente muchos me dirán, ¡claro, que sé para qué sirve mi trabajo!… Pues esa es parte de la solución pensar, decir para qué sirve nuestro trabajo y cómo debería cambiar para que sirviera a la sociedad actual.

Un cordial saludo.

6. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión
Nota enviada por la lista IweTel
17 de noviembre de 2021

Elisa Garcia-Morales, Inforárea

Hace unos días que tengo en la lista de tareas mi aportación a este debate que considero importante.

Al igual que a Francisca Carrascal, me sorprende el escaso eco que ha generado.

Lo que más me gusta del trabajo de Lluís es que una vez hecho el análisis propone soluciones. Y en ese sentido quiero huir del aspecto «calimero» de nuestra profesión. Desde que me inicié en ella no he dejado de oír lamentos sobre lo poco considerad@s y lo maltrarad@s que somos. A pesar de ello, en casi treinta años de desempeño me he encontrado con muchos colegas y profesionales que lejos de estar minorizados han sabido convertirse en piezas clave de sus empresas organizaciones, y/o del entorno en el que desempeñan su trabajo. ¿El posible que se oiga más el ruido de fondo del lamento inmovilista que los logros de quienes defienden activamente su posición en la sociedad de la información?

Primera conclusión: es esencial vender lo que hacemos y mejorar nuestra capacidad mediática para transmitir para qué sirve nuestra profesión. La labor de las asociaciones en esta campaña de imagen y marketing de la profesión debiera ser esencial y !ojo que las asociaciones somos nosotros mismos! Pero ahí llegamos a la fragmentación ¿quién vende eso? ¿la asociación de archiveros, la de bibliotecarios, la de documentalistas, la de mi sector, la de mi pueblo, la de mi autonomía?

Personalmente siempre he sido contraria a la fragmentación de la profesión. Cursé estudios de archivística y posteriormente de documentacion; tuve que hacer inmersión en la biblioteconomía porque era lo que demandaba el mercado en los años 80. Mis conocimientos me han permitido incursionar en el campo de la gestión de datos, de la gestión conocimiento, de la preservación digital y en definitiva de todo aquello relacionado con la gestión y el gobierno de la información.

Pues mi recomendación aquí sería: unamos esfuerzos y «fomentemos la transversalidad». Pero esto tiene que llevar asociado una curiosidad intelectual por lo que hacen los otros, un compromiso personal por el aprendizaje continuo y nuestra participación activa en las asociaciones. También en este punto es esencial la labor de los profesionales que están en las universidades.

Estoy orgullosa de mi profesión y nunca me ha importado mucho cómo denominarme, pero el nexo central de cualquier nombre ha sido la «organización de la información» y eso es algo que todo el mundo entiende. He tenido la oportunidad de participar en proyectos de muy diversa índole, apasionantes, innovadores e importantes para la sociedad y para las empresas, administraciones y organizaciones. Sigo continuamente lo que hacen otros colegas profesionales aquí y en otros países y me maravillo de sus aportaciones. No olvidemos que gigantes de nuestra economía tienen sus raíces en nuestro sector: los libros (Amazon), la recuperación de información (Google), los índices de citas (Thomson Reuters) y otros muchos casos en el ámbito TIC.

Cambiemos nuestra forma de mirarnos y profundicemos en todo lo bueno que podemos aportar en un mundo en el que la información es un bien esencial. Ya se sabe: «camarón que se duerme se lo lleva la corriente»; hay que estar despiertos y atentos, o serán otros los que ocupen nuestro espacio profesional y !vaya usted a saber cómo se llamarán!

7. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión

Nota enviada por la lista IweTel
17 de noviembre de 2021

Luis Ángel García Melero

La carta de Lluís Anglada, que venimos comentando, me gustó, pero no me sorprendió. Tal vez se deba a que mi familia ha conocido la historia de las bibliotecas desde 1915 hasta el 2017. La verdad es que los políticos no se han interesado mucho por los archivos, bibliotecas, museos y centros de documentación en todo ese periodo. Quizá un poco durante la Segunda República y en la década de los años 1990 en los que, sobre todo, las bibliotecas universitarios tuvieron un importante resurgir.

La abulia existente en el presente respecto a estos centros de la memoria y de la gestión del conocimiento, es un fiel reflejo de la sociedad actual individualista, efímera, líquida, virtual, barroca incluso. Si en plena pandemia no se está potenciando al máximo la sanidad pública, ¿cómo pretendemos que los políticos se preocupen de estas profesiones? Si no se alcanza un acuerdo estatal sobre la instrucción (la educación es labor de los progenitores), ¿cómo queremos que se fijen en estos centros?

Lo grave es que todo se está produciendo en las puertas del cambio drástico que va a suponer la digitalización, la internet de las cosas, la inteligencia artificial y la robótica. Esta revolución va a afectar a todos los sectores de la sociedad de los países desarrollados. 

Hace casi treinta años que las bibliotecas y los archivos vemos cómo han perdido importancia, por aquello que me dijo un alto cargo de la política española a la cara: ¿para qué necesitamos las bibliotecas si todo está en internet? Entonces me enfadé, pero hoy casi le doy la razón: desde que me jubilé en el año 2011, no he vuelto a una biblioteca. Busco y recupero la información que necesito en las bases de datos, catálogos y repositorios accesibles a través de las redes de telecomunicaciones; visualizo, adquiero o me descargo los objetos o documentos que preciso; cada día efectúo más transacciones de toda naturaleza por internet. Y todo desde mi casa, mientras escucho música en streaming o veo una película o una serie de una distribuidora / productora de contenidos audiovisuales. Incluso me conecto con mi médico para consultarle unas molestias físicas o para que me intérprete unas pruebas accesibles en línea para los dos. Amigos míos, la vida no es la misma de hace unos años.

En este contexto, ¿en qué consiste ser bibliotecario? En lo mismo de siempre: en seleccionar, valorar, organizar y difundir la información contenida en publicaciones impresas o digitales. Fíjense que hago hincapié en la información y no en los medios o instrumentos usados para llevar esas tareas. Esto es importante, porque el objeto de nuestra profesión es la información y no los programas y dispositivos informáticos, que son una herramienta al servicio de los contenidos. Casi todos mis compañeros bibliotecarios no se percatan de lo dicho y piensan que su labor es dominar el manejo o el desarrollo de estos programas. Otros compañeros priorizan la gestión económico administrativa. Así no se sabe qué es exactamente un bibliotecario, pues cada vez se les confunde más con los informáticos y los gestores. Muchos colegas de promoción han terminado dejando la biblioteconomía y la documentación para dedicarse a la gestión de los cuerpos superiores de informática o de la administración y han salido ganando económicamente, con lo que la migración a otras profesiones aumenta progresivamente.

Los bibliotecarios siempre han dado mucha importancia a todo tipo de norma técnica. Yo mismo fui un talibán de los estándares documentales. Con los años comprendí que las normas contribuyen a la colaboración y a la transmisión de la información, pero también al excesivo control, a cierto totalitarismo. Hoy pienso que los estándares bibliográficos son necesarios, pero deben ser menos exhaustivos y más ágiles para facilitar la colaboración con las bases de datos de los servicios de índices y resúmenes, con el sector editorial y la consulta y servicio a los usuarios finales. A pesar de los medios existentes, seguimos multiplicando las mismas tareas (véase la indización de obras colectivas y revistas) y dedicando demasiados recursos para hacer las tareas conforme a unas normas complejas.

En cuanto a la atomización de las instituciones profesionales, la veía venir desde finales de los años 1970 y primera mitad de los años 1980. Y si tenemos en cuenta la naturaleza individualista, minifundista y localista de los nacidos en la península ibérica, la dispersión era fácil de preveer. Es imprescindible una unidad de las asociaciones profesionales y de los colegios profesionales para interactuar con los políticos y exponerles de forma clara y evidente cuál es la misión de las bibliotecas. También habría que reformar la formación de los futuros bibliotecarios adecuándola a la realidad y no a tanta elucubraciones teóricas y de métricas.

8. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión
Nota enviada por la lista IweTel
17 de noviembre de 2021

Tomás Saorín Pérez, Facultad de Comunicación y Documentación, Universidad de Murcia

Ya que nos animamos a partir de la siempre certera voz de Lluís Anglada, simplemente quería recomendar leer el libro de David Lankes, editado en castellano por los profesionales valencianos, titulado «Ampliemos expectativas», donde con sentido trata de reconstruir el discurso bibliotecario hacia la creatividad, la producción y el compartir; evitando idealizaciones que se topan con una realidad de desintermediación y dislocamiento de todo lo que era sólido.

Y pensar en que la plataforma (sea eso la que sea) es lo que hace real nuestros deseos: el libro y las revistas han sido plataforma, pero ahora la plataforma es otra cosa menos nítida.

En IweTel ya debatimos poco, y ese libro debería circular por todas las asociaciones profesionales y redes vinculadas al servicio público, para dar pie a estrategias acertadas para hacernos mejores.

Edición PDF en castellano COBDCV:
https://cobdcv.es/recurso/ampliamos-expectativas-david-lankes

Edición html castellano ALDEE: 
http://www.muskiz-liburutegia.org/ampliemos

Los libros han cambiado, el acceso a la información también, las mediaciones también, la búsqueda, los medios…, y los conocimientos para lidiar con todo eso, también, y los lugares y las acciones para ser realmente útiles también. Creo que en el apartado de transformaciones necesarias hay que contemplar muchas cosas, como el diseño de servicios, o el acceso a la profesión, los aprendizajes promiscuos, y la maduración profesional para alcanzar puestos de gestión con capacidad de establecer rumbos y reasignar recursos.

Leamos el libro de Ampliemos expectativas, porque tiene alma e inteligencia. Y, antes de irnos, una cita del mismo:

Maestro, bibliotecario, mago, espía
Si os quedáis con una sola idea de este capítulo, que sea esta: deberíais esperar que vuestras bibliotecas faciliten la generación de conocimiento de modo proactivo. Es muy probable que os preguntéis: ¿Por qué esto es una biblioteca y no una escuela? De hecho, si repasamos las cuatro maneras en que los bibliotecarios facilitan la generación de conocimiento, podrían aplicarse también a los profesores, los periodistas e incluso a los editores. Ciertamente, la misión de mejorar la sociedad a través de la generación de conocimiento podría aplicarse a todos estos profesionales.
La respuesta corta es que las maneras de facilitar la generación de conocimiento no aplican de modo exclusivo a las bibliotecas, pero la forma en que lo logran sí. Las bibliotecas no se definen por sus edificios, sino por cómo combinan su misión, los modos en que facilitan la generación de conocimiento y, en último término, un conjunto de consideraciones éticas y de habilidades. Creo firmemente que, con el tiempo, los aspectos relativos a la facilitación del conocimiento que incumben a los periodistas, los profesores y los editores se parecerán cada vez más. Volveremos a tratar este tema cuando hablemos sobre «los facilitadores» en el Capítulo 7. Por ahora, necesitamos ahondar más en las consideraciones éticas previamente mencionadas y en lo que quiero decir exactamente con «mejorar la sociedad».

Saludos,
Tomás

P.D.: Nota a los editores de EPI, sería bonito que el artículo de Anglada creciera con la controversia generada. Que la publicación de un paper no sea un punto final, sino una puerta de entrada. Cartas con respuesta…

9. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión
Nota enviada por la lista IweTel
19 de noviembre de 2021

La Junta Directiva de FESABID

Estimados colegas:

Continuando con la reflexión abierta por Lluís Anglada en su artículo Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión, desde la Junta Directiva de FESABID queremos en primer lugar agradecerle sinceramente que haya abierto este debate, que invita a la reflexión sobre temas tan importantes y trascendentes para nuestra profesión y los profesionales de nuestro sector, y sobre los que nuestra Federación lleva años trabajando.

Desde FESABID, compartimos y agradecemos buena parte de las ideas expuestas, que ponen sobre la mesa temas que nos preocupan y sobre los que trabajamos y seguiremos trabajando, en todos los frentes posibles. Sin embargo, diferimos en fondo y enfoque en relación con algunos de los temas planteados.

Como Federación que agrupa a las principales Asociaciones y Colegios profesionales de nuestro país, y a archiveros, bibliotecarios, museólogos y documentalistas, con sus especificidades territoriales y profesionales, creemos que la evolución y transformaciones de nuestro sector en los últimos años constatan que esta diversidad, reflejo de la evolución de la propia sociedad y de nuestra estructura político-administrativa (necesaria para dialogar con las diferentes administraciones y vehiculada/unificada en líneas de actuación conjuntas a través de FESABID), más que una debilidad, es una fortaleza. Es una fuerza que suma, que habla de nuestra capacidad de adaptación, especialización y profesionalización, de nuestro peso y presencia transversal en múltiples ámbitos, que no ha hecho más que ampliarse y enriquecerse en los últimos años. Dar visibilidad y reivindicar esta diversidad es lo que lo convierte en fortaleza, y es labor de todos contribuir a reforzar esta presencia y relevancia social.

Por otro lado, la independencia de cada uno de los miembros de la Federación se aúna en FESABID en proyectos conjuntos de interés común, que trascienden las juntas directivas y son la verdadera esencia de la Federación. Un buen ejemplo es el Observatorio de Defensa de la Profesión, formado por asociados/colegiados de los miembros de la Federación, con el que creemos que se han dado pasos importantes en la defensa y dignificación de nuestra profesión en casos concretos. Y en esta línea están muchas otras iniciativas o grupos de trabajo de FESABID como “Bibliotecas y propiedad intelectual”, “Nuevos roles” y “Formación”.

Desde FESABID hemos abierto e impulsado espacios para reflexiones profundas sobre nuestra profesión, y en esa línea se centra por ejemplo la nueva edición del Foro de Reflexión que impulsamos desde el año pasado, con agentes diversos del ecosistema en el que trabajamos en nuestro sector, y centrado esta vez en la profesión, los profesionales y la profesionalización.

En FESABID creemos que son muchos los logros y transformaciones positivas que podemos observar en nuestro sector en las últimas décadas, y que, como decíamos anteriormente, son reflejo de la propia evolución social y política de nuestra sociedad. Puesto que queda aún mucho por hacer, necesitamos de todos una implicación activa y conjunta, de los profesionales y de asociados/colegiados. Todos componemos el tejido profesional y asociativo y de todos depende que sea fuerte, cohesionado y robusto.

Sobre esta base, seguimos trabajando por el presente y el futuro de la profesión. Os animamos a mantener vivo el debate, y a contar y colaborar de forma activa con asociaciones y colegios profesionales, como espacios de cooperación, enriquecimiento y reivindicación.

10. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional…
Nota enviada por la lista IweTel
22 de noviembre de 2021

Luis Rodríguez-Yunta, Unidad de Apoyo a la Edición de Revistas
Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS)-CSIC
https://listserv.rediris.es/cgi-bin/wa?A2=IWETEL;b28077b4.2111c

Como todos los debates sobre la profesión será difícil que no se queden en una estéril mezcla de golpes de pecho y dispersión de propuestas contradictorias. Pero bueno, el intercambio de opiniones es bueno en cualquier caso y esperemos que en algún momento se derrumben los corsés que encierran la realidad actual. A mí personalmente el artículo de Lluís Anglada me ha parecido un análisis interesante que se queda en casi nada a la hora de plantear soluciones. Más frío me ha dejado el mensaje oficial de Fesabid hablando de fortalezas, que solo serían tales si hubiera objetivos comunes que realmente no se perciben en la sociedad.

En el análisis previo yo echo en falta un aspecto a mi entender central: la desaparición de la intermediación. Es algo que afecta a muchos sectores como al librero de barrio, no solo a bibliotecas, etc., pues el consumidor hoy prefiere comprar directamente vía web en un medio controlado por grandes empresas que son cada vez más editoras y distribuidoras a la vez. Pienso que nuestra profesión vivió una época de transformación y apertura muy motivadoras con el inicio de Internet, donde nos veíamos como necesarios protagonistas. Pero la realidad ha acabado dejándonos no en el furgón de cola sino sencillamente en una realidad subterránea y oculta para la sociedad, que se percibe como superflua. El consumo y uso de información se ha mecanizado. Los robots, motores de búsqueda y sistemas de big data son ahora las herramientas esenciales para buscar y consumir información. Los intermediarios humanos no somos esenciales ni capaces de vender el valor añadido que podemos aportar. Las bibliotecas, archivos y museos permanecerán aunque debilitados, porque son estructuras administrativas, pero los documentalistas están desapareciendo.

Otro tema que me gustaría tocar: la universidad. A estas alturas no merece la pena debatir sobre si los estudios se plantearon bien, si han contribuido o no a profesionalizar el sector. Seguro que hubo cosas buenas y otras penosas, pero en definitiva sufren el mismo mal de la falta de visibilidad social. Creo que el problema de la falta de interés de los estudios deberán abordarlo los responsables universitarios por su cuenta y a los profesionales realmente no nos afecta generalmente lo que hagan en la universidad. Con ello me refiero a que estudios y desempeño profesional son cuestiones con bastante independencia, los estudios deben buscar una amplitud de posibles profesiones y no centrarse en uno concreto. En la universidad parece que los estudios de documentación se acabarán fusionando con los de comunicación por una simple necesidad de supervivencia de su profesorado. Personalmente en los 90 como profesional a mí hubiera gustado que se hubieran juntado los estudios de documentación con tecnologías de la información, enseñando a programar y personalizar programas, pero ese tren parece que no salió nunca de la estación y el propio alumnado que llegaba a los estudios no estaba en general interesado en ello.

11. Re: Acerca de las Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión
Nota enviada por la lista IweTel
24 de noviembre de 2021

Isidro F. Aguillo, Editor Rankings Web

Estimados colegas:

Escribo en relación con la reflexión abierta por Lluís Anglada en su artículo Reflexiones sobre posibles razones de una minorización profesional excesiva y propuestas para su reversión por invitación del propio autor, que agradezco y al que pido disculpas por la tardanza en responder. Esa dilación me ha permitido comprobar que, salvo los nombres habituales, las reacciones han sido prácticamente nulas de un colectivo que supone en España varios miles de profesionales. Lo que independientemente de la identificación de causas o la propuesta de soluciones nos indica que como colectivo somos ajenos, e incluso hostiles, a un debate amplio y profundo sobre nuestra situación actual y las perspectivas de futuro. Y esto se refleja tanto en los foros propios como en los de terceros: Los primeros silentes e inútiles como hace tiempo que se convirtió esta misma lista, o desnaturalizados como algunas de nuestras revistas copadas por autores y temas ajenos, mientras que en los segundos perdemos peso o incluso presencia en areas que nos son propias de las que nos relegan sin contemplaciones otros colectivos.

Y hay culpables entre nosotros, empezando por quien debiera liderar la evolución profesional, el profesorado universitario. Algunos paracaidistas que nunca apostaron por su nueva profesión, los provincianos a los que les escalda el mundo exterior, los mediocres inseguros que prefieren la invisibilidad y los optimizadores a los que solo les guía los criterios que generen salario, para los que cooperar por un bien común es pecado capital.

También los profesionales funcionarios en bibliotecas y archivos que, una vez adquirida la plaza, mutan en autómatas sin iniciativa o, peor aún, se convierten en siervos obedientes de terceros que entienden nuestro trabajo como servidumbre de sus prioridades personales. Compañeros más fieles a la burocracia que a la innovación, defensores del siempre se hizo así, que celosos y temerosos de nuevas generaciones mejor preparadas, cercenan propuestas y ceden la iniciativa a otros grupos.

Y los nuevos titulados, crecidos en un mundo de lo políticamente correcto, donde la mínima crítica genera enfermedad mental y bloquea la participación. Y a pesar de su experiencia en técnicas informáticas avanzadas, un dominio real de idiomas, ser trotamundos erasmus mundi, son actores pasivos que por inacción, falta de apoyo o bloqueo malintencionado, siguen sin tomar el protagonismo que se les exige.

Hay excepciones, por supuesto.

¿Dónde?

Vuestro turno.

12. Reflexiones sobre reflexiones: a propósito de la carta de Lluís Anglada
29 de noviembre de 2021
http://blog.biblioteca.unizar.es/reflexiones-sobre-reflexiones-a-proposito-de-la-carta-de-lluis-anglada

Ramón Abad Hiraldo
exDirector de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza
rabad@unizar.es

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

5ª sesión Inter-CRECS

Miércoles, 24 de noviembre de 2021, 19:00-20:15 (CET)

Tema: Revistas depredadoras, un problema de ética editorial

En el año 2008 la comunidad académica empezó a alertarse por la proliferación de revistas científicas de dudosa solvencia científica. Revistas que aprovechando el modelo APC (pagar por publicar) ofrecían a los autores procesos de revisión rápidos y endebles, permitiendo incluso la publicación de trabajos de temáticas ajenas a las revistas. Desde entonces, la proliferación y sofisticación de estas revistas ha aumentado sensiblemente, así como la participación de los autores en ellas, si bien es cierto que se ha convertido en una vía fácil, aunque ignominiosa, para autores con dificultad para publicar en las revistas tradicionales. En el fondo, el gran problema de estas revistas es de ética editorial pues estas cabeceras omiten o devalúan la parte fundamental del proceso editorial, la revisión de la calidad de los manuscritos, es decir eliminan la revisión por pares o la convierten en una revisión por impares, esto es por personas no expertas en la materia.

En la sesión de la Inter-CRECS de noviembre (última sesión del año 2021) dialogaremos con varios expertos, que desde diferentes dimensiones han estudiado el fenómeno. El profesor Diego H. Sauka, editor asociado de la Revista Argentina de Microbiología, nos introducirá el tema. Posteriormente, Ana María Cetto nos hablará del proyecto «Combatting Predatory Academic Journals and Conferences» de IAP (Inter Academy Partnership) y finalmente Evaristo Jiménez (Grupo EC3 – Universidad de Granada) concluirá la mesa redonda contextualizando la publicación en revistas depredadoras en los procesos evaluativos académicos. La sesión será moderada por Rafael Repiso (Universidad Internacional de La Rioja).

El link para inscribirse a la sesión:
https://us02web.zoom.us/meeting/register/tZIoce-qqDkqH9PlY9Ukkx0IK0iyGLGGnS23

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

4ª sesión Inter-CRECS

Miércoles, 27 de octubre de 2021, 19:00-20:15 (CET)

Tema: Revistas científicas en la Web

Intervienen
Ítalo CostaPontificia Universidad Católica de Valparaíso
Lluís CodinaUniversitat Pompeu Fabra, Barcelona
Isidro F. AguilloCSICInstituto de Políticas y Bienes PúblicosLaboratorio de Cibermetría, Madrid

Modera
Enrique Orduña-Malea
Universidad Politécnica de ValenciaEscuela Técnica Superior de Informática

Acceso a la grabación:
https://youtu.be/10Gxg5Ho5hY

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

3ª sesión Inter-CRECS


Miércoles, 29 de septiembre de 2021, 19:00-20:15 (CET)

Tema: Procesos profesionales en la edición de revistas

Intervienen:
Mariana Biojone
Springer Brasil
Mercedes Alonso de Diego
Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
Atilio Bustos
SCImago

Modera:
Rafael Repiso
Universidad Internacional de La Rioja

Sobre esta sesión
Los sistemas científicos innovadores y de calidad se sustentan en medios de producción y medios de comunicación profesionalizados. La profesionalización implica aspectos como que las personas sobre las que se soportan sus tareas son expertos en lo que hacen, cuentan con los recursos adecuados y por supuesto este trabajo les es remunerado y reconocido al nivel correspondiente.

Acceso a la grabación:
https://www.youtube.com/watch?v=HMgz9xL2O2o&t=246s

Seguimos fomentando el debate y ya estamos preparando las sesiones de octubre y noviembre. Por supuesto, estamos abiertos a sugerencias sobre temáticas y ponentes. Quedan invitados a asistir y a participar en este y los futuros encuentros de Inter-CRECS.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cfp – Media psychology


https://unsplash.com/photos/DRL63jJ0L2Y

Journal: Profesional de la información (Scopus Q1, WoS Q3)
Theme:  Media psychology
Issue: v. 31, n. 4
Publication date:  July-August 2022
Manuscript submission deadline:  January 10th, 2022

Guest editor:

Juan-José Igartua
Full professor, University of Salamanca, Spain
jigartua@usal.es

Information

It has been 30 years since Reeves and Anderson (1991) posed the question “Wouldn’t you be happier in a psychology department?”, in their classic work “Media Studies and Psychology”. And almost 20 years have passed since Klimmt and Vorderer (2003) titled their work “Media Psychology is not yet there” in their article on the concept of presence in virtual reality research, taking as a reference media entertainment theory. However, in the last decades research on Media Psychology permeated decisively in Communication and Media research. First, its presence in academic journals has increased. In fact, there are two journals indexed in JCR-Web of Science that bear the expression “Media Psychology” in their title: Media psychology (founded in 1999) and Journal of media psychology: Theories, methods, and applications (heir to the German journal Zeitschrift für Medienpsychologie, and which has more than 20 years of history). The presence of research on Media Psychology has also been palpable in the publishing of books on the discipline (Del-Río, 1996; Dill, 2013a; Giles, 2003). In addition, the issues that are analyzed in this scientific field have been appearing since the late 1980s and early 1990s in textbooks devoted to the study of media effects (BryantOliver, 2009; BryantZillmann, 1986; BryantZillmann, 1994; BryantZillmann, 2002; NabiOliver, 2009; OliverRaneyBryant, 2020; Preiss et al., 2007) and reception processes with a quantitative methodological approach (BryantZillmann, 1991; VordererKlimmt, 2021). In addition, The international encyclopedia of media psychology (Van-Den-Bulk, 2020) was recently published, with more than 2,000 pages dedicated to presenting cutting-edge research on how and why interaction with media and technology influences human behavior.

Undoubtedly, the recent history of research in Communication is closely linked to research in Media Psychology. In the review carried out by Bryant and Miron (2004) it was revealed that the theories with the greatest presence in academic communication journals in the last 40 years (from 1956 to 2000) were linked to research in Media Psychology. And the recent work of WalterCody and Ball-Rokeach (2018) also observed the predominance of research anchored in the post-positivist paradigm and quantitative methods, among which the experiment stood out, which constitutes the main research technique in Media Psychology.

Research in Media Psychology expands in different thematic domains that include the study of 
-persuasion,
-media entertainment,
-cognitive and affective processing of messages or media content,
-the impact of news,
-the use and impact of social media, mobile telephony, video games or virtual reality…
         …to name the most representative topics. This discipline analyzes the role of the media in people’s lives, that is, the interaction between human beings and content, messages and technologies. In short,
         “Media Psychology uses the lens of Psychology to study and understand the complex relations between humans and the evolving digital environment” (Dill, 2013b, p. 536).

In addition to the theoretical interest in understanding the processes and effects of content, media and technologies, Media Psychology is also an essential tool to improve the effectiveness of communication, since effective communication is only possible if a deep understanding about how people receive and process messages is developed. Therefore, research in this field is producing a decisive impact on Health Communication, Educational Media, Political Communication or Science Communication, to name some of the most representative contexts.

The goal of this special issue on Media Psychology is to bring recent empirical work on Media Psychology to the fore and provide a forum for reviewing Communication research developed from a psychological perspective. In this call for papers, empirical studies with international projection (written in English) that address central issues of Media Psychology and that focus on any of the following processes will be especially valued:
-persuasion,
-priming and framing,
-cognitive and emotional processing (attention and affective processes),
-enjoyment, appreciation and eudaimonic entertainment,
-involvement with media characters, identity and the self,
-entertainment-education,
-media effects and its link with the use, exposure and impact of media content and messages (traditional mass media, from radio or TV to fiction feature films) as well as
-emerging digital technologies (social media, videogames, virtual reality, mobile communication).

References

Bryant, JenningsMiron, Dorina (2004). “Theory and research in mass communication”. Journal of communication, v. 54, n. 4, pp. 662-704.
https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2004.tb02650.x

Bryant, JenningsOliver, Mary B. (eds.). (2009). Media effects. Advances in theory and research (3rd ed.). New York, NY: Routledge. ISBN: 978 0 805864502

Bryant, JenningsZillmann, Dolf (eds.) (1986). Perspectives on media effects. Hilladale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN: 978 0 898596410

Bryant, JenningsZillmann, Dolf (eds.) (1991). Responding to the screen: Reception and reaction processes. Hilladale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN: 978 0 805810448

Bryant, JenningsZillmann, Dolf (eds.) (1994). Media effects: Advances in theory and research. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN: 978 0 805809183

Bryant, JenningsZillmann, Dolf (eds.) (2002). Media effects: Advances in theory and research (2nd ed.). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN: 978 0 805838640

Del-Río, Pablo (1996). Psicología de los medios de comunicación. Madrid: Síntesis. ISBN: 978 84 77383918

Dill, Karen E. (ed.) (2013a). The Oxford handbook of media psychology. New York, NY: Oxford University Press. ISBN: 978 0 195398809

Dill, Karen E. (2013b). “Media psychology: past, present and future”. In: Dill, Karen E. The Oxford handbook of media psychology. New York, NY: Oxford University Press, pp. 535-544. ISBN: 978 0 195398809

Giles, David (2003). Media psychology. Mahwah, NJ: Routledge. ISBN: 978 0 805840490

Klimmt, ChristophVorderer, Peter (2003). “Media psychology ‘is not yet there’: Introducing theories on media entertainment to the presence debate”. Presence, v. 12, n. 4, pp. 346-359.
https://doi.org/10.1162/105474603322391596

Nabi, Robin L.Oliver, Mary B. (eds.)(2009). The Sage handbook of media processes and effects. Thousand Oaks, CA: Sage. ISBN: 978 1 412959964

Oliver, Mary B.Raney, Arthur A.Bryant, Jennings (2020). Media effects: Advances in theory and research (4th ed.). New York, NY: Routledge. ISBN: 978 1 138590229

Preiss, Raymond W.Gayle, Barbara M.Burrell, NancyAllen, MikeBryant, Jennings (eds.) (2007). Mass media effects research: Advances through meta-analysis. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates. ISBN: 978 0 805849998

Reeves, ByronAnderson, Daniel R. (1991). “Media studies and psychology”. Communication research, v. 18, n. 5, pp. 597-600.
https://doi.org/10.1177/009365091018005001

Van-Den-Bulk, Jan (ed.) (2020). The international encyclopedia of media psychology. New York, NY: Wiley-Blackwell. ISBN: 978 1 119011064

Vorderer, PeterKlimmt, Christoph (eds.) (2021). The Oxford handbook of entertainment theory. New York, NY: New Oxford University Press, USA. ISBN: 978 0 190072216

Walter, NathanCody, Michael J.Ball-Rokeach, Sandra J. (2018). “The ebb and flow of communication research: Seven decades of publication trends and research priorities”. Journal of communication, v. 68, n. 2, pp. 424-440.
https://doi.org/10.1093/joc/jqx015

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pere Masip: en paz descanses

Ayer 18 de julio de 2021 falleció Pere Masip, un gran académico de la Comunicación y de la Documentación, buen colaborador de esta revista, ayudándola en su migración al campo de la Comunicación.

Masip facilitó la celebración de la 1ª Conferencia Internacional de Revistas Científicas (CRECS) que tuvo lugar en su facultad,Blanquerna, Universitat Ramon Llull en mayo de 2011.

En 2021 EPI le premió por ser uno de los mejores evaluadores.

Queda para el futuro su ingente e influyente obra en el campo del periodismo digital, la comunicación, las audiencias y  la gestión de información.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cfp EPI – Communication and crisis in the public space // Comunicación y crisis en el espacio público


Fuente: https://pixabay.com

Journal: Profesional de la información
Topic: Communication and crisis in the public space
Issue:v. 31, n. 3
Publication date: May-June 2022
Manuscript submission deadline: November 10, 2021

Guest editors:

Guillermo López-García, Associate Professor of Journalism
guillermo.lopez@uv.es
Faculty of Philology, Translation and Communication, University of Valencia

Dolors Palau-Sampio, Associate Professor of Journalism
dolors.palau@uv.es
Faculty of Philology, Translation and Communication, University of Valencia

Information
In recent years, we have witnessed an increasing polarisation and discrediting of institutions that have traditionally been seen as representative of a democratic system (BennettPfetsch, 2018), both internationally and in Spain. The arrival of populism, the fragmentation of the vote (Stroud, 2010) and difficulties in attaining a majority that allow solid governments to be formed, pose serious questions regarding the future in hybrid communications scenarios, in which disinformation (GuessNyhanReifler, 2018) begins to reach worrying levels for the majority of citizens. 
Traditional mainstream media losing credibility, and the possibilities of creating and distributing messages via social media at the same time, has opened the door to political and social actors who had previously been excluded from it, but has also lowered the norms on the circulation of messages focused on disseminating lies or hate speech. In this context, far from facilitating agreement and unity around democratic values, they have contributed to polarisation and disintegration (Sunstein, 2019), as well as a greater presence and visibility of political positions that directly confront these principles. The emergence of a party in Spanish politics that agrees with the principles of the extreme right, and represented in institutions after almost four decades on the fringes, raises the need to reflect on a political, social and media scenario that feeds back on the repercussions in the democratic system.
Quality, fact-checked information, based on the public interest in the content, respectful of the ethical principles of the profession is one of the democratic pillars; the guarantee that citizens will have sufficient data to make a substantiated decision when voting. In recent decades, however, the media’s position on commercial formulas, the growing politicisation and the public perception of lower quality –as witnessed by both experts and staff– has contributed to reduced confidence in mainstream media in a context whereby the media have blamed the effects of the economic crisis, coinciding with a crisis in business models.
The loss of confidence also affects public representation bodies –both institutions and political parties– that are suffering from an exhaustion that puts major challenges for the democratic system into the open.
In this context, this special issue on «Communication and crisis in the public space» invites an in-depth reflection on the future challenges of a society that sees traditional forms of representation being questioned while living with growing disintegration. This cfp is committed to work with an international outlook, both theoretical and methodological, that explore the interaction between communication processes and political and social change processes, with the aim of understanding the implications. Case studies or merely descriptive articles are therefore rejected.

As a guideline, the following possible topics are proposed for this special edition on «Communication and crisis in the public space»:
– Debate, discrepancy, division and polarisation: Media feedback
– Representative democracy: crisis of leadership and threats
– Brexit, Euroscepticism and the future of European institutions
– The socio-economic crisis, the pandemic and fragile democracies
– Scepticism, apathy, negativity and political cynicism
– Emotions and emotional communities
– Politics of the other: from adversary to moral and political enemy
– Populist parties. Speeches, strategies, and the results of these groupings
– Spin doctoring and underground campaigning techniques. Disinformation and fake news
– Pressure groups: Influence and campaign development around specific issues
– Disinformation and hate speech: perpetrators and victims
– Alt-reality narratives
– Polarisation, hyperpartisanship, and echo chambers
– Internet, memes, humour and online hate
– Infotainment: polarisation, populism and disinformation
– Democratic institutions in fictional products


References
Bennett, W. LancePfetsch, Barbara (2018). «Rethinking political communication in a time of disrupted public spheres». Journal of Communication, v. 68, n. 2, pp. 243-253.
https://doi.org/10.1093/joc/jqx017

Guess, AndrewNyhan, Brendan; Reifler, Jason (2018). «Selective exposure to misinformation: Evidence from the consumption of fake news during the 2016 US presidential campaign». European Research Council, 9.
https://about.fb.com/wp-content/uploads/2018/01/fake-news-2016.pdf

Stroud, Natalie-Jomini (2010). «Polarization and partisan selective exposure». Journal of communication, v. 60, n. 3, pp. 556-576.
https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2010.01497.x

Sunstein, Cass R. (2019). How change happens. Cambridge: MIT Press. ISBN: 978 0 262039574

Manuscript submission
If you wish to submit an article, please read carefully the journal’s acceptance criteria and rules for authors:
http://www.profesionaldelainformacion.com/authors.html

And then send us your article through the OJS journal manager on:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/submissions

-> IMPORTANT FOR AUTHORS

If you are not yet registered as an author, do so here:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluation
All articles published in EPI are evaluated in double blind by 2 or more members of the international Scientific Committee of the journal, and other reviewers, always external to the Editorial Board. The journal undertakes to reply with the review results.

——————————————————————————————————–

Traducción al español

Tema: Comunicación y crisis en el espacio público

Editores invitados:

Guillermo López-García, Profesor Titular de Periodismo
guillermo.lopez@uv.es
Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació, Universitat de València

Dolors Palau-Sampio, Profesora Titular de Periodismo
dolors.palau@uv.es
Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació, Universitat de València

Fecha límite de presentación de manuscritos: 10 de noviembre de 2021

Información

En los últimos años hemos asistido a un proceso de creciente polarización y descrédito de las instituciones que tradicionalmente han sido representativas de un sistema democrático (BennettPfetsch, 2018), tanto en la esfera internacional como en el contexto español. La irrupción de los populismos, la atomización del voto (Stroud, 2010) y las dificultades para alcanzar mayorías que permitan la formación de gobiernos sólidos plantean serias incógnitas de futuro en un escenario comunicativo híbrido, en el que la desinformación (GuessNyhanReifler, 2018) empieza a alcanzar niveles preocupantes para una mayoría de ciudadanos.
La pérdida de credibilidad de los medios de comunicación tradicionales, en paralelo a las posibilidades de creación y distribución de mensajes en la esfera pública a través de las redes sociales, ha abierto la puerta a actores políticos y sociales que habían quedado excluidos de la misma, pero también ha rebajado los estándares para la circulación de mensajes centrados en la divulgación de falsedades o en el discurso del odio. En este contexto, lejos de facilitar el consenso y la unidad en torno a valores democráticos, han contribuido a la polarización y disgregación (Sunstein, 2019), así como a una mayor presencia y visibilidad de posturas políticas que confrontan directamente con estos principios. La irrupción de un partido que comulga con los principios de la extrema derecha en el panorama político español -con representación en las instituciones tras casi cuatro décadas de presencia marginal, plantea la necesidad de reflexionar sobre un escenario político, social y mediático que se retroalimenta, y sobre las implicaciones en el sistema democrático.
La información de calidad, fundada en el interés público de los contenidos y respetuosa con los principios deontológicos de la profesión, constituye uno de los pilares de la democracia. Sin embargo, en las últimas décadas, la apuesta por fórmulas comerciales, la creciente politización y la percepción ciudadana de pérdida de calidad ha contribuido a una menguante confianza en los medios de comunicación convencionales, en un contexto en el que estos han acusado de forma importante los efectos de la crisis económica, coincidente con una crisis de modelo de negocio. 
La pérdida de confianza afecta también a las instancias de representación pública, tanto instituciones como partidos políticos, que han experimentado un desgaste que pone sobre la mesa desafíos importantes para el sistema democrático. El monográfico invita a una reflexión de fondo sobre los retos de futuro de una sociedad que ve cuestionadas las formas de representación tradicionales, con artículos que exploren la interacción entre procesos de comunicación y de cambio político y social. Este cfp apuesta por trabajos con proyección internacional, tanto en el ámbito teórico como metodológico. Por tanto, se rechazarán los estudios de casos locales o los artículos meramente descriptivos.

A modo orientativo, para este número especial sobre Comunicación y crisis del espacio público, se proponen los siguientes posibles temas:
– Debate, discrepancia, división y polarización: Retroalimentación mediática
– Democracia representativa: crisis de liderazgo y amenazas
– Brexit, euroescepticismo y futuro de las instituciones europeas
– Crisis socioeconómica, pandemia y democracias frágiles
– Escepticismo, apatía, negativismo y cinismo político
– Emociones y comunidades emocionales
– Política del otro: del adversario al enemigo moral y político
– Partidos populistas. Discursos, estrategias y resultados de dichas formaciones
– Técnicas de spinning y campaña subterránea. Desinformación y bulos
– Grupos de presión: Influencia y desarrollo de campañas sobre temas específicos
– Desinformación y discurso del odio: productores y víctimas
– Narrativas de la alter-reality
– Polarización, hiperpartidismo y cámaras de eco
– Internet, memes, humor y odio online
– Infoentretenimiento: polarización, populismo y desinformación
– Instituciones democráticas en los productos de ficción

Presentación de manuscritos
Si deseas presentar un artículo, por favor lee detenidamente los criterios de aceptación de la revista y las normas para autores, que se indican en esta página:
http://www.profesionaldelainformacion.com/autores.html

Y luego nos remites tu artículo a través del gestor de revistas OJS:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/about/submissions

-> IMPORTANTE PARA LOS AUTORES

Si aún no estás registrado como autor, hazlo aquí:
https://revista.profesionaldelainformacion.com/index.php/EPI/user/register

Evaluación
Todos los artículos publicados en EPI son evaluados en doble ciego por 2 ó más miembros del Comité Científico internacional de la revista, y otros evaluadores, siempre externos a la Redacción. La revista se compromete a contestar con los resultados.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario